Septiembre 17, 2019

Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

Create an account

Fields marked with an asterisk (*) are required.
Name *
Username *
Password *
Verify password *
Email *
Verify email *
Captcha *
Reload Captcha

Extinción masiva: advierten que es “la última oportunidad” de arreglar el planeta

Junio 11, 2019 34

La ONU presentó un alarmante informe en el que describen que vivimos “la peor situación desde que la humanidad habita la Tierra”.

Un millón de especies están amenazadas de extinción y el ritmo se acelera, según un informe de la Organización de Naciones Unidas (ONU), algo que obliga a un “cambio profundo” de la sociedad para reparar el daño a la naturaleza.

En este texto sin precedentes publicado el lunes 6 de mayo, el grupo de expertos del organismo sobre biodiversidad (IPBES) plantea un panorama sombrío para el futuro del ser humano, que depende de la naturaleza para respirar, beber, comer, calentarse e incluso curarse.   Estamos erosionando los fundamentos mismos de nuestras economías, nuestros medios de subsistencia, la seguridad alimentaria, la salud y la calidad de vida en todo el mundo”, alertó Robert Watson, presidente del IPBES. En ese marco, agregó: “No es demasiado tarde para actuar, pero hay que empezar ahora y mediante un cambio profundo de nuestra sociedad”.  Los gobiernos deben pensar más allá del PBI (producto bruto interno) como medida de la riqueza e incorporar otras formas de capital, como el natural, el social y el humano, pese a las resistencias de a quienes les interesa el statu quo, por ejemplo, en los sectores agrícola y energético”, completó.   

Deforestación, agricultura intensiva, sobrepesca, urbanización galopante, minas, son algunos de los factores que complican la situación. El 75% del entorno terrestre está “gravemente alterado” por la actividad humana, mientras 66% del marino también está afectado. El resultado de todo esto:  un millón de especies animales y vegetales de los 8 millones estimadas en la Tierra están amenazadas de extinción y muchas podrían desaparecer “en las próximas décadas”.

Una constatación de acuerdo con lo que muchos científicos describen desde hace años:  el inicio de la sexta “extinción masiva” -un término no mencionado en el informe- y la primera de la que el hombre es responsable. Pero, al mismo tiempo también se trataría de “la primera que podría frenarse si actuamos de forma decisiva ahora”, explicó Mark Tercek, presidente de la ONG Nature Conservancy.

Análisis. “Sin darse cuenta, la humanidad está intentando asfixiar al planeta vivo y al propio futuro de la humanidad”, aseveró Thomas Lovejoy, biólogo de la Universidad George Mason, que si bien no formó parte del informe de la ONU, se lo considera el padrino de la biodiversidad por su labor investigadora. “Realmente la diversidad biológica de este planeta ha sido golpeada duramente, y esta es de verdad nuestra última oportunidad de arreglarlo todo”, afirmó el especialista. El informe. El texto presentando, en el que trabajaron 450 expertos durante tres años identifica a los cinco principales responsables por este orden: el uso de tierras (agricultura, deforestación), explotación directa de recursos (pesca, caza), cambio climático, contaminaciones y especies invasivas. El cambio climático podría ascender en esta escala, agravando los otros factores, si bien algunas acciones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero podrían aportar beneficios directos a la naturaleza.

 

Extinción masiva: advierten que es “la última oportunidad” de arreglar el planeta

 

El resumen de 39 páginas del estudio señala cinco formas en las que el ser humano reduce la biodiversidad: 

1 - Sobrepesca en los océanos del mundo. Un tercio de las reservas pesqueras están sobreexplotadas.

2 - Se permite que el cambio climático derivado de la quema de combustibles fósiles haga el planeta demasiado cálido, húmedo o seco para que algunas especies sobrevivan. Casi la mitad de los mamíferos terrestres del mundo -sin incluir los murciélagos- y los hábitats de casi una cuarta parte de las aves han sido alterados por el calentamiento global.

3 - Contaminar la tierra y el agua. Cada año se vierten en las aguas del planeta entre 300 y 400 millones de toneladas de metales pesados, solventes y residuos tóxicos.

4 - Se permite que especies invasivas arrebaten el hábitat de plantas y animales nativos. El número de especies invasivas por país ha subido un 70% desde 1970. Hay una especie de bacteria que amenaza a casi 400 especies de anfibios.

La lucha contra el cambio climático y salvar a las diferentes especies son dos objetivos igualmente importantes”, señala el informe, y el trabajo en esas dos áreas debería ir vinculado estrechamente. Ambos problemas se agravan entre sí porque un mundo más cálido implica menos especies, y un planeta con menos biodiversidad significa que hay menos árboles y plantas para retirar del aire el dióxido de carbono que atrapa el calor en la atmósfera, amplió Lovejoy; mientras que por su parte, Watson aseguró: “Que todo siga como hasta ahora es un desastre.

Entre los objetivos planteados en el informe se encuentran: el sistema agroalimentario, el cual apunta a alimentar a 10.000 millones de personas en 2050 de forma “sostenible” implica una transformación de la producción agrícola (agroeocología, mejor gestión del agua) pero también en los hábitos de consumo (régimen alimentario), según consignó la agencia internacional AFP.

Aplaudimos este llamamiento a un cambio de los regímenes alimentarios, hacia una dieta que se base más en los alimentos de origen vegetal para reducir el consumo de carne y de productos lácteos, cuyos impactos negativos sobre la biodiversidad, el cambio climático y la salud humana son de sobra conocidos”, expresó Eric Darier, miembro de Greenpeace.

Sin embargo, en el texto final del IPBES no hay un llamamiento directo a comer menos carne, lo que indica probablemente que algunos países productores se opusieron a esta mención.

Medidas. Los Estados miembros del Convenio de la ONU sobre la Diversidad Biológica (COP15) se reunirán en 2020 en China y los defensores del medioambiente esperan que adopten un marco de actuación ambicioso hasta 2050 para preservar el planeta.

Los ministros de Medioambiente del G7 y otros países reunidos en Francia adoptaron el lunes una “carta para la biodiversidad” en la que se comprometen a luchar contra la erosión de la naturaleza mediante “acciones concretas”. En el texto abierto a los gobiernos del mundo, centenares de expertos reclamaron el fin de las “financiaciones que destruyen la naturaleza” y expusieron:  Debemos cambiar radicalmente la manera en que vivimos”.

Fuente: Perfil

Dr. Fernando Iráizoz