Julio 15, 2019

Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

Create an account

Fields marked with an asterisk (*) are required.
Name *
Username *
Password *
Verify password *
Email *
Verify email *
Captcha *
Reload Captcha

Lógico e ilógico

Junio 11, 2019 14

Recuerdo haber leído que una mosca es menos “inteligente” que una abeja. La abeja vive en sociedad, tienen una reina y construyen organizadamente la colmena.

Se ha experimentado que, si dentro de una habitación a oscuras, con un pequeño foco de luz, ponemos en una botella transparente a una mosca y una abeja, la botella sin tapón y el fondo cercano al foco de luz, será más probable que salga del encierro la mosca que la abeja. Y esto se produce porque la mosca vuela en todas las direcciones, mientras que la abeja hará lo lógico: volar siempre hacia la luz.

Traigo a cuento este relato porque me recuerda que los humanos, procuramos proceder siempre con lógica. Y creo que esto es correcto, porque en la mayoría de los casos es lo más conveniente. Pero como siempre ocurre, hay casos en que tenemos que recurrir a “volar en cualquier dirección” para encontrar la salida.

Ejemplo 1: En mi profesión siempre comenzamos un proyecto con un programa de necesidades sobre un terreno dado. Supongamos un edificio de oficinas, con estacionamiento y salón de actos. Como éste no es el primer edificio de oficinas que se proyecta, lo que hacemos es rediseñar tomando como base lo ya diseñado con anterioridad. Con este método proyectamos el estacionamiento en los subsuelos, el salón de actos en planta baja y las oficinas en los pisos superiores. Pero ¿qué pasa si en los subsuelos no entran las cocheras que se requieren y si la estructura de los pisos superiores resulta antieconómica con el salón en planta baja? En este caso el proyecto no se resuelve pensando en la solución lógica (y frecuente). Habrá que (proceder como la mosca) por ejemplo, pensar en el acceso en planta baja, las cocheras en el 1°, 2° y 3°piso, luego las oficinas y finalmente el salón en el último piso, o cualquier otra posibilidad no habitual.

Ejemplo 2: En una oportunidad un empresario me comentó que cuando él tiene que sacar o llevar dinero al banco, primero pasa por la verdulería y compra un kilo de manzanas. Va al banco con las manzanas y un portafolio, firmemente sujetado bajo el brazo. Cuando le pregunté porque procedía de esa forma me contestó que hacía lo lógico, para que ningún delincuente le arrebate el dinero. Como seguía sin entender me explicó: para un delincuente, ¿dónde lógicamente llevo el dinero? No hay dudas que en el portafolio. Pues bien, no, lo llevo en la bolsa con las manzanas. Esa alternativa es la más segura.

Ejemplo 3: Una señora se había comprado una antigua caja fuerte en la que guardaba sus joyas y dinero. En una oportunidad, en que había salido de su casa, entraron ladrones y buscaron por todos lados la llave que abría la caja, en los placares, cajones, escritorio, alacenas, entre las ropas, etc. etc. sin éxito, no encontraron la llave para abrir la caja. La señora dejaba la llave colgada de un clavito en la pared del hall de acceso a la casa, era lo primero que se veía al entrar.

Tres ejemplos en que la solución más conveniente es la ilógica.

Arq. Eduardo Cavallaro

Dr. Fernando Iráizoz