Octubre 18, 2019

Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

Create an account

Fields marked with an asterisk (*) are required.
Name *
Username *
Password *
Verify password *
Email *
Verify email *
Captcha *
Reload Captcha

Si aún recuerda aquellas olorosas sopas o las fragantes salsas que la abuela cocinaba desde la mañana… tal vez después de este artículo decida guardar esas recetas en el arcón de los recuerdos, muy cerca del corazón!

Sin ellas no hay energía. Sin ellas no hay fuerza vital. Se podría decir que son la esencia misma de los procesos de la vida. Son las vitaminas, sustancias que están en pequeñísimas cantidades en nuestro organismo y que por esa razón pertenecen al grupo de los llamados micronutrientes.

Desconocidas hasta hace muy poco, hoy en día son la base de la nutrición más avanzada. Fueron descubiertas en 1911 por el químico polaco-estadounidense Casimir Funk quien acuñó el término que deriva del latín: “vita“, que significa vida y “amin” que se refiere a un grupo de compuestos nitrogenados.

El cuerpo humano sólo produce la vitamina D por exposición al sol y pequeñas cantidades de vitamina K, B1, B12 y B9 se forman en la flora intestinal.

Las vitaminas deben ser aportadas permanentemente a través de la alimentación. Intervienen en todas las funciones metabólicas del organismo relacionadas con la asimilación de los hidratos de carbono, grasas y proteínas.

Metabolismo significa ingerir alimentos, transformarlos en energía, construir materia orgánica y desechar el excedente. El metabolismo regula la formación, generación y destrucción de las células, por lo tanto ordena el crecimiento y el envejecimiento de nuestro cuerpo.

Todos estos procesos se hacen mediante las vitaminas que intervienen en forma de enzimas y coenzimas.

 

No todas son iguales…

Es cierto, y se dividen en dos grandes grupos de acuerdo a sus propiedades. Están las llamadas liposolubles o solubles en grasa y las hidrosolubles o solubles en agua.

Mientras que el cuerpo puede almacenar en el hígado y en las células adiposas las vitaminas solubles en grasa que necesita aún durante varias semanas, la reserva de vitaminas solubles en agua tiene una vida relativamente corta.

La razón? el complejo vitamínico B y la Vit. C abandonan fácilmente el cuerpo a través de la transpiración y la orina y, en consecuencia, se deben ingerir a diario.

Los científicos que estudian la longevidad acaban de presentar una novedad prometedora.

Kristin Nickelsen, mediadora y terapeuta de Hamburgo, propone consejos para elevar la autoestima en su libro “Si al no”. A grandes rasgos, recomienda combinar ejercicios de reflexión y conducta. Aunque las siguientes sugerencias no pueden transformar de súbito una baja autoestima en una alta, sí proporcionan ideas útiles.

Esta ida y vuelta del título, semeja a lo del “huevo y la gallina”. ¿Qué está primero, el huevo? ¿La gallina?

El científico Bruce Lipton reclama una nueva medicina, la que tenga en cuenta la energía por su capacidad para curar.

Dr. Fernando Iráizoz